lunes, 15 de octubre de 2012

MAMA CORA critica de Alberto Fracchia.


MAMA CORA UN MUSICAL 100% ARGENTO
Adaptación de "Esperando la carroza" de Jacobo Langsner. Intérpretes: Valeria Robles, Antonia Acosta, Silvia Mariposa Guaraz, Oscar Villegas, Erica Vita, entre otros. Puesta en escena y dirección: Valeria Robles.

Resulta incuestionable el enorme placer que significa reencontrarse con la disfuncional familia Musicardi,, tan cercana a los corazones argentinos desde que Alejandro Doria la presentó, a nivel masivo, a raíz del suceso cinematográfico que significó "Esperando la carroza", estrenada en el año 1985. Por eso es sumamente grato acercarse a la adaptación que propone la directora Valeria Robles, en esta versión bautizada como "Mama Cora". El conocimiento que se tiene de estos personajes es de tal envergadura que, viéndolos, uno se siente como si estuviera en el living de su casa (o en la de algún familiar) compartiendo las vicisitudes por las que atraviesan mientras intentan resolver que harán con "la vieja", la cual se ha convertido en un estorbo. No deja de llamar la atención, en un primer momento, que se haya tomado el guión de la película -el cual es respetado milimetricamente, con algunas licencias- y no el del libro original, pero, con el correr de los minutos, se intuye que la intención de la directora ha sido la de buscar en el espectador la complicidad adecuada para disfrutar a lo grande de estos acertados, frescos y desopilantes diálogos. En el plano de las actuaciones, justo es reconocer que la balanza se inclina favorablemente por el lado femenino, puesto que los personajes de Susana, Elvira y Nora son quienes, decididamente, llevan el sosten de la obra. La actuación de Valeria Robles, como Susana, es encomiable, tanto por la fuerza puesta en el decir como por la entrega corporal que la actriz brinda a su criatura. Al dotarla de los matices exactos, la intérprete concita, obligatoriamente, la atención del espectador; tan dificil en casos como éste, por tratarse de un texto en el cual se juega el lucimiento de muchos, y diversos, personajes.  A su turno, no puede dejar de resaltarse la interesante composición que Silvia Mariposa Guaraz realiza de Elvira; apuntado lo dicho anteriormente sobre la fidelidad guardada al texto cinematográfico, resultaba un verdadero desafío interpretarla sin que el recuerdo de China Zorrilla se hiciera presente. Por eso resulta aplaudible que la actriz logre componerla con recursos propios, alejados de cualquier imitación, sin perder por ello toda la malicia y la ocurrencia requeridas por el personaje. Por el lado masculino, con excepción de Oscar Villegas -correcto como Antonio-, Mario Amarante y Facundo Herrera, en sus roles de Sergio y Jorge, respectivamente, brindan actuaciones no del todo felices; en tanto que al primero se lo nota vacilante, el segundo juega con un permanente guiño complice hacia el público, lo que, por momentos, pareciera alejarlo de la escena. El resto del elenco cumple adecuadamente con sus roles, destacándose Anahí Gorondon, como Elisa, y Erica Vita, como Matilde. La inclusión de cuadros musicales aportan un colorido matiz a esta propuesta. Un detalle a tener en cuenta, que seguramente mejorará con el transcurso de las funciones, es el manejo de la iluminación; la misma luce desajustada por momentos, lo que crea incertidumbres visuales que, sin llegar a perjudicar la puesta, incomodan.

ALBERTO FRACCHIA


http://albertofrachia.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada